LAS VACUNAS CONTRA LA COVID-19 SE INTEGRAN EN LA INMUNIZACIÓN ORDINARIA EN VISTA DEL FIN DE COVAX

laregunews
14 lectura mínima
  •  COVAX llegará a su fin el 31 de diciembre de 2023 tras suministrar casi 2000 millones de dosis de vacunas a 146 economías y evitar unos 2,7 millones de muertes en las economías de ingreso más bajo participantes en el AMC.
  • Los esfuerzos integrales de COVAX ayudaron a las economías de ingreso más bajo a alcanzar una cobertura con dos dosis del 57%, frente a la media mundial del 67%.
  • Las economías de ingreso bajo y medio-bajo seguirán recibiendo vacunas contra la COVID-19 y apoyo para su distribución de Gavi, la Alianza para las Vacunas, en 2024 y 2025; a este respecto, 58 economías han solicitado hasta la fecha 83 millones de dosis para 2024.

COVAX, el mecanismo multilateral para el acceso mundial equitativo a las vacunas contra la COVID-19 puesto en marcha en 2020 llegará a su fin el 31 de diciembre. Dirigido conjuntamente por la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), Gavi, la Alianza para las Vacunas (Gavi), el UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), COVAX ha suministrado hasta la fecha casi 2000 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 y dispositivos de inyección seguros a 146 economías. Se estima que sus esfuerzos han contribuido a evitar la muerte de al menos 2,7 millones de personas en las economías de ingreso bajo y medio-bajo (economías de ingreso más bajo) participantes en el compromiso anticipado de mercado (AMC) de COVAX que recibieron dosis gratuitas a través del mecanismo, junto con casi US$ 2000 millones en apoyo crítico para convertir las vacunas en vacunaciones.

Estas 92 economías de ingreso más bajo que cumplían los requisitos para participar en el programa con el apoyo del mecanismo de financiación conocido como compromiso anticipado de mercado de COVAX coordinado por Gavi (AMC de COVAX) seguirán teniendo la opción de recibir dosis de vacunas contra la COVID-19 y apoyo para su distribución a través de los programas regulares de Gavi. Hasta el momento, 58 economías de ingreso más bajo han solicitado un total de 83 millones de dosis en 2024 con el fin de centrarse en la protección continua de los grupos prioritarios, entre ellos los trabajadores de la salud, los trabajadores comunitarios y los adultos mayores.

Respuesta de emergencia sin precedentes

Sobre la base de las lecciones aprendidas de la pandemia de gripe H1N1, cuando la mayoría de los países no dispusieron de vacunas, los asociados de COVAX defendieron desde las primeras etapas de la emergencia por COVID-19 que «nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo», e instaron al mundo a situar la equidad vacunal en el centro de la respuesta mundial y pidieron que todos los países dispusieran al menos de dosis suficientes para proteger a las personas de mayor riesgo. A finales de 2020, 190 economías de todos los niveles de ingreso habían firmado acuerdos para participar en COVAX, lo que lo convierte en una de las alianzas multilaterales más importantes del siglo XXI. En noviembre de 2020 había recaudado US$ 2000 millones para la adquisición de vacunas; y en enero de 2021, 39 días después de la primera administración de la vacuna en un país de ingreso alto, se administraron las primeras dosis suministradas por COVAX en un país de ingreso más bajo.

COVAX se diseñó como un mecanismo de coordinación integral que abarcaba la I+D y la fabricación, las orientaciones normativas, el desarrollo de una cartera de vacunas, los sistemas regulatorios, la asignación de suministros y la evaluación de la preparación de los países, la logística del transporte, el almacenamiento y la administración de las vacunas, y el seguimiento de las tasas de cobertura y absorción de los países. Sin embargo, como solución de emergencia puesta en marcha en medio de la pandemia, COVAX se enfrentó a muchos retos. Al no disponer de reservas de efectivo por adelantado, al principio tuvo una capacidad limitada para firmar contratos tempranos con los fabricantes, y aunque pudo enviar dosis a 100 economías en las primeras seis semanas del despliegue mundial, las prohibiciones a la exportación y otros factores hicieron que las entregas de gran volumen no se recibieran hasta el tercer trimestre de 2021.

Aunque COVAX no pudo superar por completo la trágica desigualdad en materia de vacunas que caracterizó la respuesta mundial, contribuyó significativamente a aliviar el sufrimiento causado por la COVID-19 en el Sur Global. En la actualidad, la iniciativa ha suministrado el 74% de todas las dosis de vacuna contra la COVID-19 proporcionadas a los países de ingreso bajo durante la pandemia; y, en total, 52 de las 92 economías elegibles para el AMC confiaron en COVAX para más de la mitad de su suministro de vacunas contra la COVID-19. Gracias a los incansables esfuerzos de los gobiernos nacionales, los trabajadores de salud y de primera línea, las organizaciones de la sociedad civil y otras entidades, esas dosis, suministradas gratuitamente y combinadas con casi US$ 2000 millones en apoyo para su distribución, ayudaron a aumentar la cobertura de la serie primaria entre las 92 economías elegibles para el AMC hasta el 57%, en comparación con una media mundial del 67%. La cobertura con dos dosis de los trabajadores de la salud, que son los más importantes para salvar vidas y mantener en funcionamiento los sistemas de salud, se sitúa en el 84% en las economías de ingreso más bajo.

COVAX también desplegó 2,5 millones de dosis para proteger a los más vulnerables en contextos humanitarios y de conflicto a través de un mecanismo pionero en su género denominado «reserva humanitaria», diseñado conjuntamente con organizaciones humanitarias internacionales y establecido como último recurso para llegar a quienes no se puede acceder fácilmente a través de los programas gubernamentales. Intentar suministrar productos novedosos a través de canales no gubernamentales resultó increíblemente difícil, pero el esfuerzo proporcionó una visión profunda de las barreras sistémicas que se ven exacerbadas por una situación de emergencia mundial. Los gobiernos, las instituciones humanitarias, las organizaciones  de salud mundiales y otras entidades están trabajando ahora para aplicar estas lecciones a los programas en curso, y abogando por cómo podemos proteger mejor a las poblaciones más vulnerables en una futura pandemia.

Invertir en las lecciones aprendidas para una respuesta futura

Los éxitos y desafíos de COVAX en el intento de superar la inequidad han subrayado la clara necesidad de que el mundo esté mejor preparado la próxima vez que surja una amenaza vírica con potencial pandémico. La plétora de enseñanzas extraídas del singular esfuerzo de COVAX debe tenerse en cuenta en el desarrollo de la futura arquitectura mundial de preparación y respuesta ante pandemias. Entre ellas se incluye el fortalecimiento de la capacidad existente mediante el diseño, la inversión y la aplicación con antelación de una solución integral para el acceso equitativo que se centre en las necesidades de los más vulnerables; el reconocimiento de que el nacionalismo con respecto a las vacunas persistirá en futuras pandemias y la puesta en marcha de mecanismos para mitigarlo, incluida la diversificación de la fabricación de vacunas para que todas las regiones tengan acceso al suministro; y la aceptación de la necesidad de asumir riesgos financieros para evitar retrasos potencialmente mortales en el desarrollo, la adquisición y la entrega de contramedidas médicas.

Con la colaboración de los fabricantes, todos los acuerdos de suministro en el marco de la compra anticipada de COVAX se habrán completado o finalizado a finales de 2023, con la excepción de uno, en el que un modesto volumen de suministro continuará en la primera mitad de 2024 en apoyo del nuevo programa de inmunización sistemática contra la COVID-19. 

Gracias en gran parte a los ahorros obtenidos mediante la exitosa renegociación de los contratos de suministro, algunos fondos del AMC de COVAX permanecen en el mecanismo de contingencia conocido como Fondo de Vacunas contra la Pandemia, y ahora pueden reinvertirse en plasmar las lecciones del Mecanismo COVAX en acciones concretas. Esto incluye el establecimiento de un Acelerador Africano de la Fabricación de Vacunas (AVMA), que es resultado de las enseñanza extraídas de la pandemia en la que África quedó vulnerable a las restricciones de suministro. La inversión en el AVMA permitirá disponer de hasta US$ 1000 millones para apoyar la fabricación de vacunas en el continente africano. Además, se creará un Fondo de Primera Respuesta para garantizar que la financiación de una respuesta vacunal esté inmediatamente disponible en caso de una futura pandemia. También incluye la financiación de la iniciativa «La gran puesta al día», diseñada para cubrir las lagunas en la inmunización resultantes de la pandemia que ahora están causando brotes de enfermedades prevenibles mediante vacunación en todo el mundo y poniendo en peligro la consecución de los objetivos de la Agenda de Inmunización 2030. 

«Hoy viven millones de personas que no habrían estado aquí sin COVAX. Esas muertes evitadas significan que las madres pueden seguir criando a sus hijos, y los abuelos pueden disfrutar viendo florecer a las generaciones futuras,» dijo Jane Halton, Presidenta del Consejo de Administración de la CEPI. «A pesar de haberse construido y financiado desde cero en medio de la pandemia más mortífera que el mundo ha visto en más de un siglo, COVAX ha logrado salvar vidas de forma considerable. Debe ocupar su lugar en la historia y estar orgulloso de lo que fue capaz de lograr, pero también debe hacernos recordar a todos que podemos y debemos hacerlo mejor la próxima vez.»

«La COVID-19 ha sido el mayor reto de salud de nuestro tiempo, y se ha afrontado con innovación y colaboración a una escala igualmente sin precedentes,» declaró José Manuel Barroso, Presidente del Consejo de Administración de Gavi, la Alianza para las Vacunas. «El impacto de COVAX ha sido histórico, al igual que los conocimientos que ha generado sobre cómo, concretamente, el mundo puede hacerlo mejor la próxima vez. En cuanto a la integración de la lucha contra la COVID-19 en la programación habitual de Gavi, la hacemos con profunda gratitud por la pasión, la dedicación y el sacrificio de tantas personas de todo el mundo que lucharon incansablemente durante tres años para intentar crear un mundo más equitativo, y con el compromiso inquebrantable de mejorar transformando los aprendizajes en acciones tangibles.» 

«Los esfuerzos conjuntos de todos los asociados para garantizar una respuesta equitativa a la pandemia ayudaron a proteger el futuro de millones de niños en comunidades vulnerables,» declaró Catherine Russell, Directora Ejecutiva del UNICEF. «Esta iniciativa enorme e histórica es algo de lo que podemos estar orgullosos colectivamente y sobre la que podemos seguir construyendo. El UNICEF seguirá suministrando vacunas a los más jóvenes del mundo para detener la propagación de todas las enfermedades prevenibles y construir sistemas de salud sólidos para el futuro.» 

«Sabíamos que las fuerzas del mercado por sí solas no proporcionarían un acceso equitativo a las vacunas y otras herramientas,» dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «La creación del Acelerador ACT y COVAX dio acceso a vacunas, pruebas, tratamientos y otras herramientas a millones de personas de todo el mundo que de otro modo se habrían quedado sin ellas. COVAX nos ha enseñado valiosas lecciones que nos ayudarán a estar mejor preparados frente a futuras epidemias y pandemias.»

Fuente: https://www.who.int/es/news/item/19-12-2023-covid-19-vaccinations-shift-to-regular-immunization-as-covax-draws-to-a-close

Comparte este artículo
Deja un comentario
Seleccione su Moneda

Boletín Informativo

¡Forme parte de nuestra red para ser el primero en enterarse de nuestras novedades!

Verificado por MonsterInsights